Competitivos vs. recreativos

Conoce la diferencia

Como niña atleta desde los 9 años nunca conocí programas recreativos ni competitivos, simplemente empecé a ir de dos veces en semana a 6 días. Creo que con tanta insistencia volvía loco a mis padres porque terminé pagando desde $1 hasta $3.00 a mi hermano mayor y el vecino para que me llevaran a entrenar a la piscina.

La introducción del deporte en los niños debe ser sutil y progresiva. Una vez identificamos la disciplina en la que ellos se sientan cómodos y retados, es momento de empezar a sentar bases de disciplina y perseverancia. El deporte recreativo tiene la modalidad de introducción y de entretenimiento, en otras palabras procura desarrollar el aspecto físico e incentivar el emocional y social. Mientras que el competitivo o alto rendimiento exige estructura, tiempo, disciplina, capacitación, perfeccionamiento técnico yevaluación constante de exigencias físicas y psicológicas. Ya no hablamos de 1 ó 2 horas a la semana sino de 3 a 4 horas diarias. 

En el aspecto administrativo debe funcionar de la misma manera, aunque los programas recreativos y competitivos pueden desenvolverse como parte de un macro cada uno debe tener su estilo de funcionamiento en cuanto a estrategia, comunicación y consolidación. No implica que no se cumplan con las reglas básicas establecidas desde un principio como empezar a la hora asignada, maestro (a) o estudiante no falte y traer el equipo correspondiente son los principios de responsabilidad que el recreativo trabajará indirectamente. La dinámica del trato con los padres es sumamente importante porque no queremos ser tan estrictos que salgan corriendo, al contrario debemos respetar sus situaciones porque son difíciles como la de nosotros.  Aunque muchos me dicen que yo no soy un cuido, lamento decir que si lo somos…ocupamos el tiempo de sus hijos (as) por varias horas enriqueciendo sus mentes y agotando su cuerpecito.  Los padres tienen la intención de que sus hijos hagan algo y eso es un paso. 

Por eso a la hora de diseñar programas debemos considerar tres puntos:

(1) El “wording” de la comunicación es amistosa y gramaticalmente correcta- vamos a establecer un esfuerzo por saber cómo expresarnos de la forma más sencilla y justificada sin lenguajes complicados que provoque entendimiento y participación por parte de nuestros grupos. Somos interlocutores  no comunicadores porque estos procesos van más allá de dar un mensaje sino una retroalimentación que nos permite comprender, explicar y modificar planes de trabajo proactivamente y en beneficio de nuestros grupos, que sin ellos no tenemos nada. Necesitamos los tres grupos: padres, entrenadores y atletas.

2) Que promocione su interés y compromiso- De algo he aprendido en mis años deportivos es que sin promoción no hay forma alguna de levantar una disciplina, sin movimientos jamás veremos acción. Los planes de trabajo en conjunto y paralelos están para mantener el interés, por consecuencia demuestran consistencia y credibilidad ante los grupos frente a sus administradores. Todos los padres quieren que sus hijos se destaquen o que tengas las oportunidades de crecer no importa si es a nivel recreativo o competitivo.

3) Ofrezca económicamente una opción viable y justa- En algún lado aprendí que menos es más pero aquí en el deporte es más por menos. Cuando los niños empiezan una disciplina no solo adquieren unas destrezas técnicas deportivas sino que desarrollan una capacidad emocional para enfrentar retos, ser fuertes, disciplinados, respetuosos, responsables, etc. No hay nada mejor para un padre saber que mi hijo (a) está en un aprendizaje integrado y que además se incorporan en la practica de actividades relacionadas al deporte que desarrollan capacidades aunque no sea directamente. Por ejemplo: Si mi hijo (a) juega soccer, en la clase una vez a la semana le dan psicología y pilates o si juega polo acuático también como parte de la practica tiene natación, gomas, bolas medicinales, etc. Preparemos planes con los entrenadores que enriquezcan la disciplina que logre ser interesante no solo para los niños (as) sino también para los padres. Créame que evitamos que los padres se compliquen llevando los hijos a otras actividades sino que en un solo lugar lo conseguimos todo. 

Necesitamos voluntarios pero hay que enseñarles cómo es el juego, necesitamos conexiones pero hay que conocernos y establecer relaciones, necesitamos de su tiempo porque el deporte conlleva perfección y si no hay participación no esperes que tengas un niño (a) que te dure par de años. No es inversión ni para ti ni para los padres. En fin, el trabajo no es solo ocuparnos de sus hijos sino también de ellos preparándolos para el brinco a la competición. Lo lejos que puede llegar nuestros hijos dependerá grandemente del empuje de los padres o misteriosamente del valor, coraje y ánimo que le pueda dar el niño o la niña al deporte sin olvidar la motivación de los recursos que tengamos. 

                                                                                                     ###

Zulyanille